jueves, 17 de abril de 2014

Visión sistémica de la sustentabilidad II


La sustentabilidad efectiva debe ser sistémica , es decir, capaz de vislumbrar todos los factores, elementos, situaciones o contingencias. El Pensamiento Sistémico, lo aborda principalmente Peter Senge en el desarrollo de lo que él llama la Quinta Disciplina. El pensamiento sistémico es una disciplina para ver totalidades. Es un marco para ver interrelaciones en vez de cosas, para ver patrones de cambio en vez de "instantáneas" estáticas.

Hoy el pensamiento sistémico se necesita más que nunca porque la complejidad nos abruma. 
Quizá por primera vez en la historia, la humanidad tiene capacidad para crear más información de la que nadie puede absorber, para alentar mayor interdependencia de la que nadie puede administrar y para impulsar el cambio con una celeridad que nadie puede seguir.

Esta escala de complejidad no tiene precedentes. Nos rodean ejemplos de "fallos sistémicos", problemas como el calentamiento del globo, el agotamiento del ozono, el narcotráfico internacional, los déficits comerciales y presupuestarios de Estados Unidos. Son problemas que no tienen una causa simple y local. Análogamente, las organizaciones se desquician, a pesar de la lucidez individual y los productos innovadores, porque no pueden integrar sus diversas funciones y talentos en una totalidad productiva.

Por ese motivo es tan importante contar con una visión sistémica de la sustentabilidad. En los últimos años las políticas gubernamentales y las empresas han abordado la sustentabilidad en el modo de minimizar el daño sobre el medio ambiente, o mediante departamentos de responsabilidad social dedicados a minimizar el daño sobre la sociedad, una forma de "limpiar" sus acciones.

Desde esa perspectiva la irreversibilidad del daño sobre el planeta continúa si no se aborda de forma sistémica el origen del problema socioambiental. No es suficiente poner establecer límites de emisiones, restringir el uso de ciertos productos o ser más eficientes en el uso de energía y materiales, necesitamos un cambio más drástico para revertir la tendencia a la degradación del planeta y al incremento de desigualdades sociales; es necesario modificar nuestro modelo de vida y modelo económico.

Artículos relacionados





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada